La ciudad de Menfis era una de las ciudades más antiguas e importantes del antiguo Egipto, ubicada a la entrada del valle del río Nilo, cerca de la meseta de Guiza. Sirvió como la capital del antiguo Egipto y un importante centro de culto religioso.

SATISFACCIÓN GARANTIZADA

100% de reembolso si no está satisfecho con nuestro servicio

Consulte las opiniones de nuestros pasajeros en Tripadvisor  e Testimonios

La ciudad de Menfis - Menfis Egipto - La primera capital de Egipto

El nombre original de la ciudad de MEnfis era Hiku-Ptah (también Hut-Ka-Ptah), pero más tarde se conoció como Inbu-Hedj, que significa 'Muros Blancos' porque estaba construido con ladrillos de barro y luego pintado de blanco.

En la época del Reino Antiguo (c. 2613-2181 a. C.) se conocía como Men-nefer ("el perdurable y bello") que los griegos tradujeron a Menfis. Supuestamente fue fundada por el rey Menes (c. 3150 a. C.) que unió las dos tierras de Egipto en un solo país. Los reyes del período dinástico temprano en Egipto (c. 3150-2613 a. C.) y el antiguo reino (c. 2613-2181 a. C.) gobernaron desde Menfis, e incluso cuando no era la capital, seguía siendo un importante centro comercial y cultural.

La ciudad ocupa un lugar destacado a lo largo de la historia de Egipto desde los primeros registros de la era dinástica hasta la dinastía ptolemaica (323-30 a. C.), pero sin duda existió antes en el período predinástico en Egipto (C. 6000-3150 a. C.).

La ubicación de la ciudad a la entrada del valle del río Nilo lo habría convertido en un lugar natural para un asentamiento temprano. Desde los primeros tiempos hasta el final de la historia del antiguo Egipto en el período romano, Menfis desempeño un papel importante en la historia egipcia.

Los reyes gobernaron allí, el comercio tuvo lugar en los mercados, los grandes templos religiosos atrajeron a peregrinos y turistas, y algunos de los reyes más famosos del país construyeron sus grandes monumentos en o cerca de la ciudad. Alejandro Magno fue coronado faraón en Menfis, y la Piedra Rosetta, la estela que descubrió el secreto de los jeroglíficos egipcios, fue originalmente emitida desde la ciudad.

Después de que los romanos anexaron Egipto, La ciudad de Menfis comenzó a declinar. Esto fue acelerado por el surgimiento del cristianismo en el siglo IV d. C. cuando la gente dejó de visitar los antiguos templos y santuarios de los dioses egipcios.

En el siglo VII d. C., después de la invasión árabe, Menfis era una ruina cuyos edificios fueron cosechados en piedra para sentar las bases de El Cairo y de otros proyectos.

Nombre y significado de Menfis

El historiador del siglo III a. C., Manetón, afirma que el primer rey de Egipto, Menes, construyó la ciudad después de la unificación de Egipto.

La ciudad de Menfis - El dios Ptah
El dios Ptah

En este momento, la ciudad era conocida como Hiku-Ptah o Hut-Ka-Ptah, que significa 'Mansión del Alma de Ptah'. Ptah fue probablemente un dios temprano de la fertilidad durante el Período Predinástico, pero fue elevado a la posición de 'Señor de la Verdad' y 'Creador del Mundo' al comienzo del Período Dinástico Temprano. Era el dios protector del área alrededor de La ciudad de Menfis y se convirtió en la deidad patrona de la ciudad después de que fuera construida en su honor.

inscripciones atribuyen la construcción de Menfis al sucesor de Menes, Hor-Aha, quien se dice que visitó el sitio, no la ciudad, y lo admiraba tanto que cambió el curso del río Nilo para hacer una amplia planicie para la construcción.

Hor-Aha ha sido equiparado con Menes debido a varias inscripciones, pero 'Menes' parece haber sido un título que significa 'El que perdura', no un nombre personal, y puede haber sido transmitido del primer rey.

El constructor original de la ciudad fue probablemente Narmer, el rey que unificó Egipto, conocido como Menes. La leyenda de la visita de Hor-Aha y el desvío del río es probablemente una versión de una historia anterior contada sobre Menes (Narmer) en torno al cual crecerían muchas leyendas milagrosas.

El nombre temprano de la ciudad de Hut-Ka-Ptah le dio a Egipto su nombre griego para el país.

Los egipcios mismos llamaron a su país Kemet, que significa "tierra negra", debido a la tierra rica y oscura del valle del Nilo.

El nombre Hut-Ka-Ptah fue traducido por los griegos como 'Aegyptos' que se convirtió en 'Egipto'. Es un testimonio del poder y la fama de Menfis temprano que los griegos llamaron al país después de la ciudad.

Historia temprana

En el período dinástico temprano, la ciudad se conocía como Inbu-Hedj ('Paredes blancas') porque las paredes de adobe estaban pintadas de blanco y se decía que brillaban al sol a kilómetros de distancia.

Sin embargo, no hay evidencia de que el nombre real de la ciudad haya cambiado. Este nuevo epíteto de la ciudad probablemente surgió al comienzo de la Tercera Dinastía de Egipto (c. 2670-c.2613 a. C.) cuando Zoser llegó al poder. Antes de esto, los reyes fueron enterrados en Abydos, pero hacia el final de la Segunda Dinastía de Egipto (c. 2890-c.2670 a. C.) fueron enterrados cerca de la ciudad de Menfis, cerca de Guiza.

Se dice que Zoser ha elevado el estado de la ciudad al convertirla en su capital, pero ya era la sede del poder en Egipto antes de su reinado.

Es más probable que haya aumentado el prestigio de la ciudad al elegir un sitio cercano, Saqqara, para su complejo mortuorio y tumba piramidal.

Las paredes blancas de la ciudad habrían reflejado el estado de este rey y llamado la atención sobre su hogar eterno cercano. La egiptóloga Kathryn A. Bard escribe:

"El cementerio del norte de Saqqara está en una prominente cresta de piedra caliza que domina el valle y la presencia de grandes superestructuras elaboradamente nichos habrían sido símbolos de estado muy impresionantes"

Las paredes de la ciudad pueden haber sido pintadas de blanco para reflejar aún más este estado. Según el egiptólogo Toby Wilkinson, no fueron las paredes de la ciudad sino las del palacio central cuyas paredes estaban pintadas de blanco y le dieron a la ciudad su epíteto. Wilkinson escribe:

Con su exterior encalado, este edificio conocido como Muro blanco debe haber sido una vista deslumbrante, comparable en su simbolismo a la Casa Blanca de una superpotencia moderna. Otros edificios reales en toda la tierra fueron modelados conscientemente en White Wall.

Sin embargo, no hay duda de que la ciudad ya era la capital de un Egipto unificado antes de Zoser y que se tenía en alta estima, por lo que es posible que las paredes de la ciudad o del palacio estuvieran pintadas de blanco antes de su reinado.

Bard señala que

"se han encontrado tumbas de altos funcionarios en el cercano norte de Saqqara y funcionarios de todos los niveles fueron enterrados en otros sitios en la región de Menfis. Tal evidencia funeraria sugiere que la ciudad de Menfis era el centro administrativo del estado".

Las excavaciones han desenterrado cerámica y artículos funerarios que datan de la Primera Dinastía de Egipto, a pesar de que Manetón afirma que Menfis no se convirtió en la capital hasta la Tercera Dinastía.

Capital del Imperio Antiguo : Menfis

Durante el Antiguo Reino la ciudad continuó como la capital. El rey Sneferu (c. 2613-2589 a. C.) reinó en la ciudad mientras comisionaba sus grandes pirámides.

Sneferu perfeccionó el arte de la construcción de pirámides y el trabajo en piedra que había sido iniciado por el visir de Djoser y el arquitecto jefe Imhotep (c. 2667-2600 a. C.) en Saqqara.

El sucesor de Sneferu, Khufu (c. 2589-2566 a. C.), se basaría en su éxito para crear la Gran Pirámide en la cercana Guiza. Sus sucesores, Khafre (c. 2558-2532 a. C.) y Menkaure (c. 2532-2503 a. C.) construyeron sus propias pirámides después de él. Menfis, como capital, fue el asiento y la fuente de la burocracia intrincada y de gran alcance que permitió a estos reyes organizar el tipo de fuerza laboral y los recursos necesarios para construir sus enormes complejos y pirámides.

En el momento del primer rey de la 5ª dinastía, Userkaf (c. 2498-2491 a. C.), Giza era una necrópolis floreciente administrada por sacerdotes de los dioses y presentaba todos los aspectos de una pequeña ciudad, incluyendo tiendas, fábricas, templos, calles y casas particulares.

La ciudad de Menfis continuó creciendo en este momento también y reflejó los desarrollos en Giza. El Templo de Ptah se convirtió en un importante centro religioso, y se levantaron monumentos en toda la ciudad para honrar a este dios.

Al mismo tiempo, el culto al dios del sol Ra se estaba volviendo más popular y los sacerdotes de Ra, que administraban los complejos en Giza, se estaban volviendo más poderosos. Userkaf, tal vez descubriendo que no había más espacio para construir en Giza, eligió el cercano Abusir como el sitio para su complejo mortuorio y construyó un templo para Ra en su honor, el primero de muchos construidos en la 5ª dinastía cuando el culto a Ra fue creciendo en popularidad.

La ciudad de Menfis - Las pirámides de Guiza
Las pirámides de Guiza

Durante el reinado de la sexta dinastía, el rey Pepi I (c. 2332-2283 a. C.), la ciudad se conoció como Menfis. La historiadora Margaret Bunsen explica:

Pepi construí su hermosa pirámide en Saqqara. Ese monumento mortuorio se llamaba Men-nefer-Mare, la "Pirámide establecida y hermosa de Men-nefer-Mare". El nombre pronto llegó a designar el área circundante, incluida la ciudad misma. Fue llamado Men-nefer ["el perdurable y bello"] y luego Menfi. Los griegos, que visitaron la capital siglos después, tradujeron el nombre a Menfis.

Los reyes de la sexta dinastía perdieron constantemente el poder sobre el país a medida que disminuyeron los recursos, los sacerdotes de Ra y los funcionarios locales se hicieron más ricos y poderosos, y la autoridad de la ciudad de Menfis degeneró. Durante el reinado de Pepi II (c. 2278-2184 a. C.) el poder del rey disminuyó constantemente. Una sequía provocó una hambruna, que el gobierno de Menfis no pudo hacer nada para aliviar, y la estructura de poder del Antiguo Reino colapsó.

El ascenso de la ciudad de Tebas (Luxor)

La ciudad de Menfis continuó sirviendo como la capital durante la primera parte de la era conocida como el Primer Período Intermedio (c. 2181-2040 a. C.).

Los registros de este período de tiempo a menudo se confunden o faltan, pero parece que Menfis siguió siendo la capital durante las Dinastías 7 y 8 con los reyes reclamando para sí mismos la autoridad y la legitimidad de los gobernantes del Reino Antiguo. Sin embargo, su sede de poder en la capital tradicional era el único aspecto del gobierno que tenían en común con los primeros monarcas de Egipto. Mientras se entretenían con la creencia en su propia autoridad, los funcionarios locales (nomarcas) de los distritos comenzaron a gobernar sus comunidades de forma independiente. Todavía parece haber algún reconocimiento de Menfis como la capital, pero fue solo de nombre.

En algún momento, ya sea a fines de la VIII Dinastía o principios del IX, los reyes de Menfis trasladaron la capital a la ciudad de Herakleopolis, tal vez en un esfuerzo por revitalizar su autoridad de alguna manera.

Sus razones para la mudanza no están claras, pero no tenían más relevancia para el país en Herakleopolis que en Menfis. El primer período intermedio se ha caracterizado tradicionalmente como una "edad oscura" de caos, pero en realidad fue solo un momento en que los gobernadores regionales tenían más poder que el gobierno central y Egipto ya no estaba unificado bajo un solo gobernante fuerte.

Los nomarcas de los diferentes distritos experimentaron diferentes niveles de éxito de acuerdo con sus talentos y recursos individuales, pero una ciudad comenzó a hacerse más poderosa que las demás debido al liderazgo de sus nomarcas.

En algún momento, ya sea a fines de la VIII Dinastía o principios del IX, los reyes de Menfis trasladaron la capital a la ciudad de Herakleopolis, tal vez en un esfuerzo por revitalizar su autoridad de alguna manera. Sus razones para la mudanza no están claras, pero no tenían más relevancia para el país en Herakleopolis que en la ciudad de Menfis. El primer período intermedio se ha caracterizado tradicionalmente como una "edad oscura" de caos, pero en realidad fue solo un momento en que los gobernadores regionales tenían más poder que el gobierno central y Egipto ya no estaba unificado bajo un solo gobernante fuerte.

Los nomarcas de los diferentes distritos experimentaron diferentes niveles de éxito de acuerdo con sus talentos y recursos individuales, pero una ciudad comenzó a hacerse más poderosa que las demás debido al liderazgo de sus nomarcas.

Tebas era solo otra ciudad provincial en el Alto Egipto cuando un oficial llamado Intef I (c. 2125 a. C.) llegó al poder. Intef energicé a los Tebanos y desafié la autoridad de los reyes en Herakleopolis. Sus sucesores continuaron sus políticas, combatiendo contra el débil gobierno central, hasta el reinado de Mentuhotep II (c. 2061-2010 a. C.), que derrocó a los reyes de Herakleopolis y unificó Egipto bajo el gobierno de Tebas.

Tebas ahora se convirtió en la capital de Egipto, y los grandes monumentos que anteriormente se habían prodigado en Menfis ahora se levantaron en esta ciudad.

Se cree que el primer gobernador Wahankh Intef II (c. 2112-2063 a. C.) fue el primero en levantar un monumento en Karnak y Mentuhotep II se sumó a la grandeza de Tebas con su propio complejo mortuorio.

La ciudad continuó como capital solo hasta el reinado de Amenemhat I (c. 1991-1962 a. C.), que trasladó la capital al norte a Iti-tawi, cerca de Lisht. Sin embargo, la ciudad de Menfis y Tebas continuaron siendo importantes centros religiosos y culturales en todo el Reino Medio. La construcción del gran Templo de Karnak continuó en Tebas mientras que en Menfis aumentaron los santuarios y templos del dios Ptah. Amenemhat l levantó un santuario a Ptah en Menfis y sus sucesores también patrocinaron la ciudad agregando sus propios monumentos.

Incluso durante el declive del Reino Medio en la XIII Dinastía, los reyes continuaron honrando a Menfis con templos y monumentos. Aunque el culto al dios Amón se había vuelto más popular, Ptah todavía fue honrado en Menfis como la deidad patrona de la ciudad. Menfis continuó como un importante centro cultural y comercial que comerciaba con distritos de todo Egipto mientras atraía visitantes a los templos y santuarios.

La ciudad de Menfis en el nuevo reino

El Reino Medio fue seguido por otra era de inestabilidad y desunión conocida como el Segundo Período Intermedio (c. 1782-1570 a. C.) y caracterizada principalmente por el aumento del poder de un pueblo conocido como los Hicsos que gobernaron el Bajo Egipto desde Avaris. Tomaron el control de las ciudades egipcias desde su fortaleza del norte y asaltaron Menfis, llevando los monumentos a Avaris. Aunque los escritores egipcios posteriores afirmaron que los hicsos destruyeron la cultura egipcia y oprimieron a la gente, en realidad admiraban mucho la cultura y la emulaban en su arte, arquitectura, moda y prácticas religiosas.

La ciudad de Menfis - Estatua de Ramses ll en Menfis
Estatua de Ramses ll en Menfis

Menfis muestra evidencia de daños severos durante este período cuando los hicsos quitaron estructuras a Avaris y destruyeron otras. Los hicsos fueron expulsados de Egipto por Ahmose I (c. 1570-1544 a. C.) de Tebas que reunió a Egipto e inició el período conocido como el Nuevo Reino (c. 1570-1069 a. C.). Tebas volvió a convertirse en la capital de Egipto, mientras que Menfis continuó su papel tradicional como centro religioso y comercial.

Los grandes reyes del Nuevo Reino, todos construyeron en Menfis, levantaron templos y monumentos. Akhenatón (1353-1336 a. C.) construyó un templo para su dios Atón en Menfis durante el período de Amarna cuando cerró los templos y desterró la adoración de todos los demás dioses. Ramsés II (1279-1213 a. C.) trasladó la capital del país a su nueva ciudad de Per-Ramsés (en el sitio de Avaris), pero honró a Menfis con una serie de enormes monumentos. Sus sucesores continuaron el respeto a Menfis, que fue considerada como la Segunda Ciudad de Egipto después de la capital.

Importancia religiosa y significado posterior

Menfis siempre había disfrutado de un alto nivel de prestigio desde su fundación en adelante y continuó siéndolo incluso después del declive del Nuevo Reino en el Tercer Período Intermedio (1069-525 a.C). Mientras que varias ciudades sufrieron negligencia durante este período, el estado de Menfis se mantuvo sin cambios. En 671 a. C., cuando el rey asirio Esarhaddon (681-669 a. C.) invadió Egipto, se propuso despedir a Menfis y llevar a importantes miembros de la comunidad a su capital en Nínive.

La importancia religiosa de la ciudad, sin embargo, aseguró que sobreviviría a la invasión asiria y fue reconstruida. Menfis se convirtió en un centro de resistencia contra la ocupación asiria y fue nuevamente destruido por Asurbanipal (668-627 a. C.), quien invadió en 666 a. C. Asurbanipal también saqueó Tebas y otras ciudades importantes y colocó a los asirios en posiciones clave en todo el país para mantener el control.

Menfis revivió nuevamente como un centro religioso, y bajo los faraones saítas de la 26 Dinastía (664-525 a. C.) la ciudad fue reconstruida y fortificada. Los dioses de Egipto, especialmente Ptah, continuaron siendo adorados allí, y se construyeron más santuarios y monumentos en su honor.

La ciudad de Menfis - Esfinge de Alabastro en El Museo de Menfis
Esfinge de Alabastro en El Museo de Menfis

En 525 a. C., el general persa Cambises II invadió Egipto, derrotando al ejército en Pelusium y marchando hacia Menfis. Tomó la ciudad y la fortificó, convirtiéndola en la capital de la satrapía del Egipto persa. Cuando Alejandro Magno (356-323 a. C.) tomó Egipto en 331 a. C., se coronó a sí mismo como faraón en Menfis y se unió a los grandes monarcas del pasado.

Durante la dinastía ptolemaica (323-30 a. C.) que siguió a la muerte de Alejandro, los faraones griegos mantuvieron la ciudad en su nivel tradicional de prestigio. Ptolomeo I (323-283 a. C.) respetaba la ciudad y enterró el cuerpo de Alejandro allí al comienzo de su reinado. Además, honró a Menfis cuando estableció su nuevo culto a Serapis en la cercana Sakara. Ptolomeo II (283-246 a. C.) hizo que el cuerpo de Alejandro fuera trasladado a Alejandría e inició una serie de proyectos de construcción allí, incluido el Serapeum, la gran biblioteca y la universidad. Alejandría se convirtió en la joya de Egipto y en un centro de aprendizaje y cultura, pero Menfis comenzaría a declinar.

Sin embargo, la ciudad todavía se consideraba un centro religioso importante, y los sacerdotes de la ciudad estaban a la par con las autoridades seculares en el poder.

Los templos y santuarios de los dioses fueron reconstruidos y renovados bajo los Ptolomeos y se levantaron nuevos edificios. El egiptólogo Alan B. Lloyd escribe:

Los sacerdotes se basaron en numerosos templos, que con frecuencia fueron reconstruidos o embellecidos en tiempos ptolemaicos y aún constituyen algunos de los restos más espectaculares y completos de la cultura faraónica.

Estos templos, en Menfis y en otros lugares, no eran solo hogares de los dioses y centros de culto, sino fábricas de un tipo que producía ropa, artefactos y obras de arte, como pinturas. Los templos de Menfis mantuvieron la reputación de la ciudad en buen estado, pero a medida que la dinastía ptolemaica continuó, perdió su estatus ante Alejandría. El Decreto de Menfis (más conocido como la Piedra de Rosetta) fue emitido en 196 a. C. por Ptolomeo V, y después de eso, la ciudad pierde constantemente su prestigio.

La ciudad de Menfis - La piedra Roseta
La piedra Roseta - Museo británico

El declive de Menfis

La dinastía ptolemaica terminó con la muerte de la última reina, Cleopatra VII (69-30 a. C.), y Egipto fue anexado por Roma. Alejandría, con su gran puerto y centros de aprendizaje, se convirtió en el punto focal de la administración romana de Egipto, y Menfis fue olvidada. Con el surgimiento del cristianismo en el siglo IV d.C., Menfis disminuyó aún más a medida que cada vez menos personas visitaban los santuarios y templos, y en el siglo V d.C., cuando el cristianismo era la religión dominante del Imperio Romano, La ciudad de Menfis estaba en decadencia.

En el momento de la invasión árabe del siglo VII d. C., la ciudad estaba en ruinas. Los templos, edificios, santuarios y muros fueron desmantelados y utilizados para construir la ciudad de Fustat, la primera capital del Egipto musulmán, así como la ciudad posterior de El Cairo.

En la actualidad, no queda nada de la ciudad de Menfis, sino tocones de pilares, cimientos, restos de muros, estatuas rotas y trozos de columnas perdidas cerca del pueblo de Mit Rahina.

El sitio fue incluido por la UNESCO en su Lista del Patrimonio Mundial en 1979 CE como un lugar de especial importancia cultural, y sigue siendo una atracción turística popular con un museo. La esfinge de alabastro y el coloso de Ramsés II son especialmente impresionantes y el sitio es admirado por los visitantes en el presente tanto como la ciudad de Menfis por los del pasado antiguo.

Contáctenos

 

 

Envía Tu Solicitud

Campos marcados con * son obligatorios