Qué ver en Chefchaouen - Chefchaouen o Chaouen es una pintoresca ciudad ubicada en las montañas Rif al noroeste de Marruecos. Este pequeño y acogedor lugar es uno de los más bonitos de todo el país, pues sus calles y edificios pintados en distintos tonos de azul le dan un aire especial. Es por esta razón que se le conoce a Chefchaouen como “la perla azul de Marruecos”.

SATISFACCIÓN GARANTIZADA

100% de reembolso si no está satisfecho con nuestro servicio

Consulte las opiniones de nuestros pasajeros en Tripadvisor  e Testimonios

Qué ver en Chefchaouen – Ciudades a visitar en Marruecos

Esta popular ciudad es considerada uno de los mejores lugares para visitar en Marruecos, es por eso que te traemos una lista de qué ver en Chefchaouen, así no te perderás ninguno de sus rincones, calles y bazares.

Lo creas o no, hay muchas teorías de por qué la ciudad es azul. Unos dicen que este color ahuyenta a los mosquitos, otros que es para mantener las casas frescas en los días de verano y la teoría más popular, dice que la ciudad fue pintada de azul por los judíos que escapaban de la inquisición española en el siglo XV a esta ciudad.

Independientemente de cuál sea la verdadera razón, esos tonos azules le dan a Chefchaouen una imagen única y los marroquíes lugareños renuevan la pintura dos veces por año para mantener el encanto de su ciudad.

Cualquiera sea la verdadera razón del color azul, hasta el día de hoy los lugareños todavía aplican una nueva capa de pintura en sus casas aproximadamente dos veces al año.

Este paraíso de la fotografía atrae a miles de visitantes cada año, en especial en verano. Recordemos que la ciudad está entre las montañas, por lo que en invierno hace mucho frío y llueve a menudo. Sim embargo, si deseas visitarla y evitar multitudes lo mejor es que lo hagas en otoño.

En la siguiente lista te diremos qué ver en Chefchaouen para que conozcas de pies a cabeza este pintoresco lugar.

Pasea por la Medina azul

Es probable que llegues a perderte en todas las medinas de Marruecos, pero definitivamente la de Chefchaouen es la única donde no te importará hacerlo. Cada calle parece sacada de una postal y con escenas sacadas de ensueños.

Tiene un mercado bastante pequeño por lo que al toparte con él lograrás orientarte bien. Las calles azules combinadas con las macetas, y objetos de los bazares le dan un contraste único a estos callejones.

Asimismo, las cafeterías y pequeñas boutiques harán que quieras pasar todo el resto del día ahí. Si realmente te llegas a perder no dudes es pedir ayuda a un lugareño, pues a diferencia de las grandes ciudades no te pedirán dinero por ayudarte.

Caminata en las montañas Rif

Si eres amante de la naturaleza otro lugar qué ver en Chefchaouen son las colinas Rif, pues estas tienen paisajes naturales hermosos y desde arriba apreciarás la ciudadela en todo su esplendor. La mejor vista panorámica de todo Chefchaouen está en la cima de las montañas.

Estos picos suben unos 6500 sobre el Mediterráneo y tienen las mejores rutas de senderismo del país, como de África. Podrás caminar las montañas y al Parque Nacional Talasemtane que en sí mismo es otro lugar espectacular qué ver en Chefchaouen.

Así que no te quedes admirando estas maravillas naturales solo desde las calles de la ciudad y atrévete a caminar por ellas.

Cascadas de Akchour

Chefchaouen no solo son calles azules, pues a esta ciudad le rodea paisajes naturales encantadores. A una media hora del centro encontrarás una ruta con un paseo hermoso, que te llevarán a las cascadas Akchour.

Las aguas cristalinas, el olor del ambiente natural y las majestuosas cascadas te darán el descanso mental y físico que necesitas luego de pasar los días surcando zocos. Podrás bañarte en las piscinas naturales de rocas y conocer el “Puente de Dios” un arco hecho de rocas que cruza el río.

Sin dunda otro de los lugares qué ver en Chefchaouen que no te puedes perder.

Museo de la Kasbah

Los jardines andaluces son el “oasis verde” de la ciudad en medio de tanto azul, en estos encontrarás el Museo Etnográfico de Kasbah. Aquí podrás conocer la historia de la región de Chefchaouen y algunos artefactos encontrados en las exploraciones de la zona.

Asimismo, verás exposiciones de cerámicas e instrumentos musicales tradicionales. La pequeña galería te permitirá conocer a profundidad sobre la cultura e historia de la ciudad y del país en sí. Es una pequeña parada cultural que además tiene una estética muy hermosa.

Plaza Uta el-Hammam

Como es natural casi toda ciudad y pueblo en el mundo tiene una plaza y Chefchaouen no podía ser la excepción. La Plaza Utal el-Hamman tiene un ambiente particular, pues notarás las influencias tanto árabes como españolas en su estructura.

Los restaurantes a su alrededor también tienen esta particular mezcla de culturas y te ofrecerán de los mejores platillos del país. Es un buen punto para relajarse y admirar las montañas que resguardan la pequeña ciudad celeste.

Gran Mezquita

Las mezquitas suelen ser puntos turísticos en Marruecos y como era de esperarse también la gran Mezquita de Chefchaouen es uno. En particular su minarete octagonal, único en su estilo, le ha dado fama a este lugar.

La arquitectura de esta es simplemente hermosa y es uno de los edificios más viejos de la  ciudad, este sí o sí uno de los lugares qué ve en Chefchaouen. Ten en cuenta que aunque solo los musulmanes pueden ingresar, podrás admirar su forma, color y arquitectura desde fuera sin problemas.

Comer en el restaurante Aladino

La comida siempre será de las mejores cosas qué hacer cuando se viaja a un lugar nuevo, no solo se disfruta sino que se aprende de la cultura tradicional. Luego de un gran día de caminata nada mejor que una recompensa culinaria en el famoso restaurante Aladdin.

Entre el menú podrás probar tortilla española, comida marroquí, como kefka hasta cucús, y todo a un precio asequible. Además, el ambiente es súper encantador y romántico, lo que es un plus cuando se trata de comida.

Lina Riad and Spa

Creo que a estas alturas de la lista sabemos que un día no es suficiente para visitar Chefchaouen, pues las montañas, cascadas y la mezquita, hay mucho todavía por hacer y ver en la ciudad. Y si combinas tu estadía en un sitio como el Lina Rian y Spa, sin dunda darás en el blanco.

Se encuentra en pleno corazón de la medina y será tu sitio de descanso, pues es tranquilo y con los servicios de spa vas a recuperar energías para seguir descubriendo los encantos de Chefchaouen. Así que no dudes en hospedarte aquí par amplia la experiencia de viaje a Marruecos.

Visitar el zoco

Sin duda los zocos siempre son un buen lugar para explorar en Marruecos, aquí podrás encontrar desde pequeñas artesanías hasta los alimentos más frescos.

Si realmente estás buscando frescura procura ir los lunes o jueves. Son los días cuando los agricultores del Rif van a la medina para vender sus productos recién cosechados. Las especias y las hierbas de montañas son de lo mejor que encontrarás así que no te las pierdas.

Compre en los muchos pequeños bazares

Los pequeños y coloridos bazares que ocupan las calles de Chefchaouen no solo serán la fuente de suvenires y regalos familiares, sino que el contraste perfecto con el azul de las calles que formarán la puesta en escena ideal para tus fotografías.

En los bazares encontrarás ropa, artesanías, recuerdos tradicionales y todos en colores cálidos que se vuelven un placer visual cuando se muestran en las paredes azules. Aunque las calles son pequeñas y no hay mucho espacio para caminar la experiencia sensorial de recorrer los bazares es realmente única.

También pasarás por talleres donde los marroquíes fabrican los productos que venden en sus bazares y si tienes suertes conocerás la increíble historia de una familia marroquí.

Caminata hasta Jebel el-Kelaä

Hay muchas caminatas guiadas en los alrededores de las montañas Rif y las cascadas Akchour, pero una de ellas es la caminata hasta Jebel el-Kelaä una de las cumbres más altas. Este recorrido te tomará al menos 1 día, pues son 20 kilómetros hasta la cima.

Eso sí, la recompensa visual de la cima valdrá la pena el esfuerzo. Ten presente que no hay señal de teléfono y es mejor ir acompañado por un guía que hacerlo solo, pues podrías perderte. Asimismo, el tiempo puede ser un factor diferencial pues hay mucha neblina en invierno lo que es sinónimo de poca visibilidad.

Pues llevar comida y agua y emprender tu caminata, esta no tiene un sendero definido por lo que perderse es fácil a menos que vayas con un experto. Por lo general te cobran unos 400 MAD por la caminata guiada.

Hay mucho más qué ver en Chefchaouen, pero eso te toca descubrirlo por tu cuenta, pues no queremos arruinarte la sorpresa de decirte todo lo que encontrarás en esta maravilla de ciudad.

Contáctenos

Campos marcados con * son obligatorios